Un auténtico «huevudo»


tiburon01Sebastián Cancio nunca pudo ganar la Doble Bragado, pero todos sabemos que se trató de un auténtico «huevudo».

En el marco de la pasada clásica del oeste, encontré en un café bragadense a Francis Vera, un reconocido ciclista, fanático, dirigente y personaje del ciclismo argentino. Francis bautizó para mí esa tarde a la París-Roubaix como «la carrera de los huevudos». Son más de 250 km, con más de 20 sectores adoquinados, «destructivos» para andar en bicicleta» y en una sola tarde. La competencia atrae a la vera de las rutas francesas a miles de fanáticos y otros millones que la siguen en las pantallas alrededor del planeta.

Este fin de semana empieza una nueva temporada de clásicas, la ventana de la primavera europea, con Bélgica y Francia como epicentro de la carreras de un día. Omloop será la primer parada de adoquines y terminará a mediados de abril en la Paris-Roubaix, «La carrera de los Huevudos».

Hace algunas semanas concluyó la 80ª Doble Bragado y sólo hace algunas horas, la vida de Sebastián «el Tiburón» Cancio. Quienes lo conocieron y tuvieron el privilegio de correr a su lado, hablan de un hombre de honor fuera de la cinta asfáltica y un auténtico «tiburón depredador» adentro. Cancio nunca corrió la París-Roubaix, pero seguramente los entendidos coincidirán que era un eximio exponente de «los huevudos».

Hace algunos años en una entrevista radial, «Quito» Juarez, me contaba que en su época allá en los ’40, la carrera transcurría de un sólo tirón entre Bs As y Bragado. Juarez y su compañero Gobet, viajaban el día de la carrera desde Bragado, en el tren de las 7.50 hs con su bicicleta, la badana, una cámara y algo de agua. Arribaban a Estación Once alrededor del mediodía y montaban la bicicleta hasta el lugar de inicio de la competencia. Después de seis o siete horas y de andar por los arenales del oeste, llegaba a Bragado el que podía, en realidad sólo «los más huevudos». La Doble Bragado, junto a otras grandes vueltas del país de una semana, como Las vueltas de San Juan, Mendoza, es «la Carrera de los Huevudos».

En esta 80ª edición de «La Bragado», el bisnieto de Juárez, Facundo «Yezo» Lezica vistió por primera vez la malla líder de la competencia durante tres días. En la edición del 2013, Yezo fue uno de los «peones» de Sebastián Cancio en el Bragado Cicles Club cuando el juninese concluyó segundo. Ese año, Fernando Antogna lograría por primera vez en su carrera la general. Pero en este 2015, el «Tiburón» iba a tener una amplia alegría aquel sábado, cuando Melivillo, ahora en su equipo, clavó 19’03 en los relojes y empezó a construir la victoria final para el quipo del Sindicato Argentino de la Televisión.

Cancio nunca pudo ganar la Doble Bragado, a pesar de disputarla en muchas oportunidades, de tenerla entre ceja y ceja y de intentarlo siempre. Su palmarés no tendrá escrito el nombre de la Doble Bragado, pero todos sabemos que se trató de un auténtico «huevudo».

Foto Pablo Santiago

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s